miércoles, 30 de noviembre de 2016

Hasta que el viento os traiga








 

 

A todos nos ilusionan los inicios, todos esperamos el tiempo de las llegadas, los reencuentros y los saludos. Así empiezan las vidas comunes. Esas vidas compartidas que recomponen corazones heridos y visten de blanco nuestras tristezas, reconstruyendo con brillo nuestro destino, nuestras esperanzas y esas manos cruzadas que el viento de la historia descompuso en algún desierto en pequeños pedazos. En ocasiones los principios son tibios, pero casi siempre, la proximidad y el cariño convierten un encuentro casual en lo esencial de una existencia.

Pero cuando llega el adiós, parece que la vida inverna. Decir adiós deja un quejoso vacío, hasta en las manos, y reviste a quien lo pronuncia del sentimiento de que todo cuanto le rodea se disipa, que nada ya tiene significado. Son los días en que descubres que pierdes a todos a quienes creíste tuyos, aun no habiéndolos abrazado nunca.

Pierdes a niños que irrumpieron en silencio, crecieron entre tus manos, alentaron el cielo en tu cobijo, y que con su marcha sepultan tu alegría, inundándote de una ensordecedora soledad.

Siempre queda la esperanza de que algún viento nos reúna, que dicen que no hay distancia, ni abismo, ni tiempo, ni madeja humana capaz de hacer desistir a nuestro corazón cuando ama, cuando acuna el alma entre el brezo suave de quien un día, con los ojos abiertos, y las manos prietas sobre tu mano te dedicó una sonrisa.

Es el único consuelo, confiar en el futuro, sabiendo que ellos brillarán en él. Mientras, esperaré a que pase el invierno, sentado tras mis cristales, con la confianza de ver emerger entre los pasillos a aquellos niños dulces, buenos, tiernos, sinceros, nobles, limpios, soñadores, quizá ingenuos, pero siempre gigantes que iluminaron mis días. A aquellos que fueron mis niños.

Hasta entonces, perdón por tantos errores, gracias por compartir vuestras vidas, y hasta que el viento os traiga.


No hay comentarios:

Comparte en las Redes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...