domingo, 2 de mayo de 2010

Básico 2. La conquista romana de la Península Ibérica y el proceso de romanización


La cultura más importante de la Edad Antiguaes sin duda Roma, que ocupa la Península a fines de la Edad del Hierro. Esta pregunta, que nos ha redactado nuestro compañero David Pereda tiene los siguientes objetivos, que debes cumplir

1. Explica que el origen de la presencia romana esta en sus luchas con Cartago por el dominio del Mediterráneo
2. Explica las tres fases (una está implícita en el apartado anterior) de la conquista romana
3. Señala los 4 aspectos de la romanización, la imposición de la cultura romana en Hispania (política, economía, sociedad y cultura)
4. Haz una brevísima reseña del porque del final de la presencia de los romanos en la Península y que los visigodos serán sus herederos.




La llegada de los romanos a la Península Ibérica se produjo tras su victoria al final de las Guerras Púnicas, que los habían enfrentado con los cartagineses durante el siglo III a.C. Ambas potencias entraron en conflicto por sus deseos de expansión territorial, ya que eran modelos de economías expansivas (necesitaban conquistar territorios para poder obtener recursos).

-La ocupación romana de la Península (siglos III-I a.C.) se divide en tres fases:

El dominio del litoral mediterráneo y del valle del Guadalquivir (hasta el 197 a .C.) con el objetivo de frenar a Aníbal, líder de los cartagineses.
La ocupación de la meseta y del valle del Ebro . Muchas de las tribus que aquí habitaban (celtíberos) habían apostado por el bando perdedor durante las guerras civiles romanas y fueron duramente castigadas.
La intervención de Sempronio Graco permitió que las conquistas fueran acompañadas de un proceso civilizador, pero predominó la corrupción y las vejaciones a pueblos íberos y celtíberos.

Ambas tribus decidieron entonces iniciar una revolución dirigida por Viriato (líder de los lusitanos), quien sería asesinado. Las guerras lusitanas acabarían con el sitio y la destrucción de la ciudad rebelde de Numancia.

La última fase vino marcada por las Guerras Cántabras (a finales del siglo I a.C.). El emperador Octavio Augusto (quien puso fin a la República romana) decidió atacar a los pobladores del Cantábrico que saqueaban las minas de oro de las Médulas y no permitían el abastecimiento hasta Tarraco.
-Tras finalizar la conquista de la Península, comenzó el período de romanización, es decir, la asimilación de las ideas, costumbres y formas de vida romanas por las poblaciones autóctonas. Fue un proceso en ocasiones pacífico y, en otras, llevado a cabo a consecuencia de esclavizaciones y guerras. Afectó a varios aspectos:

•  Los romanos crearon una economía esclavista, de agricultura comercial, desarrollo técnico y urbano. El comercio se vio impulsado gracias a una amplia red de calzadas que también aseguraba el abastecimiento de las tropas.

•  Igualmente establecieron una organización política unificada, dividiendo la Península en provincias (dirigidas por un cónsul) y creando un conjunto de leyes e instituciones comunes (como el derecho romano que será la base de nuestro sistema jurídico, los comicios y conventus o asambleas de hombres libres).

Hasta el siglo I a.C. Hispania tenía el carácter de colonia romana y, tras el establecimiento del Imperio, pasó a considerarse una provincia (sus habitantes ya eran ciudadanos de Roma).

•  Fue de especial relevancia el desarrollo cultural gracias a la incorporación del latín y el arte romano. El latín se convertirá en el origen de todas las lenguas peninsulares de la actualidad salvo el vasco.

•  Se unificará el sistema de creencias gracias al cristianismo, que dejará de ser perseguido desde el año 313 (con el Edicto de Milán promulgado por el emperador Constantino).

-La decadencia del Imperio Romano comenzaría con la importante crisis económica del siglo IV. El Imperio dejó de expandirse ante la falta de tierras y esclavos (lo que fue muy perjudicial, ya que se trataba de economías expansivas), provocando una grave inflación.

Esto, unido a la presencia de emperadores de dudosa capacidad moral e intelectual, el dominio del cristianismo sobre el Estado Romano, la división del Imperio en tiempos de Teodosio y la aparición de la servidumbre y la ruralización, acabarían por debilitar totalmente al Imperio.

Los romanos, asediados por pueblos bárbaros, no tuvieron más remedio que permitir que las tribus visigodas se instalaran en la Península Ibéricay que ejercieran un dominio “de facto” en el territorio.

Finalmente, en el año 476 Roma caerá definitivamente ante los hérulos que asesinan al último emperador romano de Occidente (Rómulo Augústulo). A partir de este momento, Hispania se convertirá en un reino independiente visigodo.

Imagen sabuco.com

No hay comentarios:

Comparte en las Redes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...